Iglesias Illa: “La manera de resolver la grieta es aislar lo más posible al kirchnerismo”

263

El periodista y ex funcionario de Cambiemos consideró que “sin el kirchnerismo vamos a lograr los equilibrios y el crecimiento que necesitamos para salir de donde estamos”.


Hernán Iglesias Illa, prestigioso periodista y editor de Seul habló este lunes con Alfredo Leuco en Radio Mitre cuando se cumplen 20 años del estallido de la crisis del 2001, uno de los hechos que marcó un antes y un después en la historia argentina reciente.

Respecto a la encuesta a los oyentes sobre quién tuvo mayor responsabilidad en aquella época, el también ex funcionario del Gobierno de Mauricio Macri argumentó que “todos responsables; porque me parece que hace falta extender la crisis no sólo a esa última semana de 2001, sino a lo que pasó en 2002, que armaron el panorama que vivimos muchos años después y que de alguna manera las seguimos viviendo ahora”.

Hubo razones para el debilitamiento del gobierno de De la Rúa; el corralito de Cavallo es más famoso que el corralón de Duhalde; tendría que ser al revés; pero obviamente por una cuestión dramática, es normal que la gente se acuerde más del corralito, que en el fondo era una restricción para sacar efectivo del banco, pero nadie te cambiaba la cantidad de plata; cuando el gobierno un mes después decide que no eran dólares sino pesos a 1.40, eso es un cambio más drástico”, agregó Iglesias Illa.

En ese sentido, concluyó que “enfocarnos en los días de 2001, no cuenta toda la historia. Hasta mediados de 2002, el país cambió mucho, y hay responsables de todo tipo”.

Respecto a su artículo en Seul sobre los aspectos positivos de la grieta, dijo: “Hemos visto en muchos países la pérdida de legitimidad y popularidad de los partidos tradicionales que vienen bancando la democracia como en Chile; y que la gente le dijo a esos partidos, optamos por opciones más radicalizadas y mucho menos institucionalizadas. Tanto Boric como Kast, cualquiera que hubiera ganado, llegaban al gobierno rodeados por pocas personas; no acompañado de partidos tradicionales; el caso de Bolsonaro es igual.

Para él, “el hecho de que un tercio de la población se sienta muy representado por Cristina Kirchner, y un tercio se sienta muy representado por Juntos por el cambio o por Mauricio Macri, permitió canalizar las frustraciones o darle esperanza a la gente de que en el futuro las cosas puedan cambiar; para que surja un outsider, es condición indispensable que los partidos tradicionales no puedan contener estas ansiedades de la gente; en Argentina hace 10 años no tenemos crecimiento económico; pobreza; muchos impuestos a la clase media; todo eso sin la grieta, hubiera sido más difícil de canalizar”.

“La grieta no es 50 y 50; no es fija; Juntos por el cambio ha hecho mucho camino en fortalecerse y quitarle espacio al FDT; mi manera de resolver la grieta, que es un concepto que no me gusta mucho, es aislar lo más posible al kirchnerismo; llevarlo a ser lo más irrelevante posible; no sólo en lo electoral, sino en lo intelectual y lo social; pero no es que hay dos extremismos y los moderados pueden llegar a un acuerdo. Sin el kirchnerismo vamos a lograr los equilibrios y el crecimiento que necesitamos para salir de donde estamos”.

Para completar, el periodista sostiene que “ha quedado más validada la idea en Juntos por el cambio, de que el kirchnerismo es un problema en sí mismo. Es muy difícil dialogar, sentir que uno es respetado, si el otro cree que sos parte de la dictadura; y son gente importante dentro del gobierno, como el ministro del Interior. Ahí hay una cuestión irresoluble con la que es difícil conversar”.

La nota completa