Fernández decretó tres días de duelo por la muerte de Maradona: “Estoy desolado”

484

A los 60 años, Diego sufrió un paro cardíaco en la casa de Nordelta donde se recuperaba de la última cirugía. “Nunca le vamos a poder pagar tanta alegría”, dijo el presidente.


El máximo ídolo de la Selección argentina y campeón del mundo 1986, murió este miércoles 25 de noviembre a los 60 años luego de sufrir un paro cardíaco en su casa del barrio San Andrés, cercano a Nordelta, en el norte del conurbano bonaerense.

Maradona estaba con su sobrino y algunos allegados cuando se descompensó antes del mediodía, lo que provocó que al menos tres ambulancias lleguen al lugar para tratar de reanimarlo, lo que no se logró. En medio de la conmoción mundial, la Presidencia de la Nación emitió un comunicado anunciando tres días de duelo.

“Con motivo del fallecimiento de Diego Armando Maradona, el Presidente de la Nación decretará tres días de duelo nacional a partir del día de la fecha”, señala el informe de la Casa Rosada.

“Estaba trabajando con (Santiago) Cafiero (su jefe de Gabinete) cuando me avisaron. No puedo creerlo. Estoy desolado. Es la peor noticia que puede recibir un hincha de Argentinos Jrs. Nosotros lo amamos. Estamos tratando de hablar con la familia. Veremos. Mucha tristeza”, confesó Alberto Fernández en un breve diálogo con Clarín.

Más tarde en diálogo con TyC Sports, el mandatario dijo: “Nunca le vamos a poder pagar tanta alegría, una pena enorme. Cuando lo sacaron de la clínica la última vez me quedé preocupado. Son de esas muertes que no se llenan con nada- La suerte que tuvimos es la de haberlo visto, de haber disfrutado de su cariño. Mi eterna gratitud por haberme apoyado y acompañarme”.

El Presidente también opinó que fue “un tipo único”. Y señaló estar “eternamente en deuda con él”. Luego, contó que cada vez que el ídolo entraba a una cancha fue para “dejar todo por nosotros”. “Puede ser de lo que el común de los argentinos somos. Por encima de todo eso, lo he tratado varias veces a lo largo de su viuda y siempre rescaté lo mismo de él: lo genuino, lo original. El tipo nunca impostó un lugar”.