El “Pata” Medina, emblema de la mafia sindical, fue al acto de Alberto y CFK

596

Tras ser excarcelado, el ex líder de la UOCRA La Plata quiso ingresar al evento realizado en Ensenada. Está procesado por lavado de dinero, asociación ilícita y extorsión. “La señal que esperaban los mercados”, repudiaron en la oposición.


Sorpresa e indignación generó la presencia de Juan Pablo “Pata” Medina en el acto que Alberto Fernández y Cristina Kirchner brindaron en la localidad bonaerense de Ensenada, donde buscaron mostrar unidad luego del fallo de la Corte Suprema de Justicia y en medio de una feroz interna que se desató en el Frente de Todos luego de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, intentara sin éxito echar al subsecretario de Energía, Federico Basualdo, miembro de La Cámpora.

El ex líder de la UOCRA La Plata es uno de los símbolos de la mafia sindical que en febrero fue dejado en libertad por la Justicia tras estar detenido por “lavado de activos y asociación ilícita”. Esta mañana rompió con la armonía que buscaba el oficialismo con una foto de unidad entre Alberto F, la vicepresidenta, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Llegó acompañado de un grupo de 70 seguidores que, rompiendo el distanciamiento social arengaban por su regreso a la escena pública.

De todos modos al sindicalista se le impidió el ingreso. Ahí su barra estalló en furia. “Que entre el pata la p… que lo parió, que entre el pata la p… que lo parió“, se quejaban.

Medina permaneció detenido desde septiembre de 2017, cuando tras atrincherarse rodeado de su patota en la sede de su gremio y permanecer varias horas prófugo, se entregó en su casa de Punta Lara, acorralado por fuerzas federales. Su detención se dio por orden del juez federal de Quilmes Luis Armella, que lo procesó por los delitos de “asociación ilícita”, “lavado de dinero” y “extorsión” y le trabó un embargo por 200 millones de pesos.

Después de casi tres años tras las rejas en el penal de Ezeiza, en febrero del año pasado Medina había sido beneficiado con la prisión domiciliaria, que cumplió en su casa de Ensenada. Y en febrero de este año el Tribunal Oral Federal 2 de La Plata hizo lugar a un pedido de su defensa y decidió su excarcelación por entender que no había peligro de fuga ni tenía posibilidad de entorpecer el trámite de las causas en su contra. Así, le permitió esperar el juicio oral en libertad.

Desde ​la oposición salieron al cruce de la presencia de Medina en el acto oficial en Ensenada: “El Pata Medina en el acto de Cristina, Alberto y Axel. Todo un mensaje para los bonaerenses. Volvió la mafia”, señaló el diputado provincial cercano a María Eugenia Vidal, Alex Campbell.

El Pata Medina, procesado por lavado de dinero, asociación ilícita y extorsión en el acto de Alberto, Cristina y Sergio. La señal que esperaban los mercados”, se descargó por su parte el legislador Waldo Wolff.