Críticas de la oposición al nuevo cepo: “El plan de la improvisación”

390

A partir de ahora, a la cotización del dólar oficial habrá que sumarle dos tributos: el “impuesto PAIS” y un anticipo a cuenta de Ganancias y Bienes Personales del 35%. Otro golpe a la clase trabajadora.


El Banco Central no modificó el cupo mensual de 200 dólares que las personas físicas pueden comprar para atesoramiento pero dispuso fuertes restricciones para desalentar su compra, al mismo tiempo que también se establecerán nuevas condiciones para el consumo de tarjeta en dólares.

En primer lugar, el cupo de 200 dólares mensuales no será modificado pero incluirá todos los consumos con tarjeta de crédito en moneda extranjera o con tarjeta de débito contra cuentas en pesos. De esa forma, esos consumos en moneda extranjera serán restados en el cupo mensual en el mes siguiente. Si lo superan, seguirán siendo restados en los meses subsiguientes.

Así, quien tenga un consumo con su tarjeta de USD 50 en septiembre, solo podrá comprar USD 150 de dólar solidario en octubre. Y quien gaste USD 600 en septiembre, no podrá comprar su cupo mensual durante octubre, noviembre y diciembre.

Estas medidas no implican que haya algún tope o límite para el gasto con tarjetas, de débito o de crédito, en moneda extranjera. No habrá restricciones para hacer consumos en dólares pero al hacerlo se limitará, aún más, el ahorro en esa moneda.

Para desalentar esas operaciones y endurecer el cepo, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) estableció un mecanismo de percepción a cuenta del pago de los impuestos a las Ganancias y a los Bienes Personales del 35%, que será aplicada tanto a la compra del dólar solidario como a todas las compras en dólares con moneda extranjera.

Las reacciones en la oposición