Carrió criticó al Gobierno: “Están instalando un estado de sitio de hecho”

702

La líder de la Coalición Cívica repudió el decreto del Gobierno en el que prohíbe las reuniones sociales en todo el país. “Es un delito de infames traidores a la patria”, consideró.


Más activa en el segundo semestre del año, Elisa Carrió volvió a lanzar duras críticas contra el kirchnerismo por su intento de “poner a merced de su Gobierno la vida y la intimidad de las personas”. Así se refería al escandaloso DNU que dictó el presidente para prohibir las reuniones sociales en todo el país, incluso en provincias y municipios que se encuentran en fase 5, con el argumento de frenar el avance del coronavirus a casi cinco meses de cuarentena.

Junto al bloque de diputados nacionales y la junta ejecutiva nacional de la Coalición Cívica, Lilita emitió un comunicado en el que señala: “El gobierno de Cristina y Alberto Fernández intenta poner a merced de su gobierno la vida y la intimidad de las personas. Con el dictado del DNU N° 641/20 estarían incurriendo en el delito de infames traidores a la patria, previsto en el Artículo 29° de la Constitución Argentina“, comienza el escrito.

“La prohibición de las reuniones familiares en todo el territorio argentino, sin distinción alguna entre provincias, el AMBA u otras localidades, implica un abuso de poder inadmisible que viola derechos y libertades individuales previstos en los Artículos 18° (inviolabilidad del domicilio) y 19° (libertad individual y acciones privadas) de la Constitución. Es una medida que excede el límite de lo razonable, y es contraria al estado de derecho y a la búsqueda de un orden social justo“, agregan.

En tanto asegura que “se trata de un acto perverso que esconde una finalidad: que no haya expresiones y/o manifestaciones públicas ciudadanas ante el avasallamiento de la Justicia, la búsqueda de impunidad, el cierre de comercios y PYMES, el aumento de la pobreza y el incremento de la inseguridad, principalmente en la Provincia de Buenos Aires”.

Para el cierre, indican: “La actual situación nos obliga a entender que debemos ir aprendiendo a convivir con el virus, como están haciendo otros países y ciudades del mundo; poner en marcha un plan serio y consistente de salida gradual que cuide la salud, nuestra economía y derechos y libertades. La salida de la pandemia es con responsabilidad colectiva e individual, no con un estado autoritario y policíaco”.