Cachanosky: “Los K quieren hacer populismo y no tienen plata ni poder, están desconcertados”

473

“El Gobierno revoleó 200 millones de dólares pero eso con el tiempo se paga con pobreza. Si querés hacer populismo y no tenés plata, sos boleto picado”, advirtió el economista ante los altos niveles de emisión.


El economista liberal Roberto Cachanosky estuvo este miércoles en El diario de Leuco por LN+ para analizar la situación que atraviesa el país de cara a las elecciones legislativas de noviembre, con un Gobierno en shock y desesperado por conseguir votos, volcando millones de pesos a las calles y haciendo malabares para controlar que no se dispare el dólar, mientras el Banco Central reza por sus escasas reservas.

Claro como siempre, el especialista graficó que “el kirchnerismo se encuentra con un dilema porque no tienen la soja a 600 dólares como tuvieron en 2013 en adelante. Ahora casi 200 mil millones de dólares revolearon para hacer populismo. Es medio producto bruto y más. Eso se paga con el tiempo, se paga con pobreza. Ellos quieren hacer populismo y no tienen esa plata, y si no tenés plata sos boleto picado. No tienen poder político y no tienen caja para hacer populismo. Están desconcertados.

En medio de su explicación puso como ejemplo la burla de Cristina Kirchner en el Senado al decirle ‘gallinero’ a la oposición. “Eso que vimos hoy de Cristina es el fiel reflejo de una persona intolerante, soberbia, y que no sabe cómo va a hacer para estar dos años más en el mandato porque tendrán que bancarse la crisis que ellos mismos dejaron. Heredan su propia crisis“, indicó.

Tal como lo viene reiterando en sus exposiciones, Cachanosky insistió por la necesidad de “hacer una reforma monetaria, desregularizar la economía, hacer una nueva legislación laboral que haga que las empresas quieran contratar gente, una reforma impositiva, reformar el Estado en tamaño y calidad, incorporar la economía argentina al mundo y transformar los planes sociales en trabajo”. Dijo que todos “son todos proyectos que van a distinta velocidad pero hay que anunciarlos”.

Y finalizó con una fuerte advertencia: “Por más que tengas a los mejores economistas en el Ministerio, si no tenés respaldo político no llegan ni a la esquina. Vamos hacia una doble crisis: una del tipo Rodrigazo, durante el gobierno de Isabel Perón; y la del Plan Primavera, en 1989, durante la gestión del presidente Raúl Alfonsín”.