Banderazo en el campo de los Etchevehere: “No les tenemos miedo a Grabois ni a Cristina Kirchner”

537

El exministro de Agroindustria Luis Etchevehere encabezó una gran manifestación frente al campo de su familia que fue usurpado hace más de una semana.


Una masiva protestas de productores rurales y vecinos se dio este domingo en la “Casa Nueva”, una propiedad de la familia Etchevehere en el interior de la provincia de Entre Ríos que es epicentro de una disputa familiar por la sucesión y que a la vez fue usurpada por parte de una agrupación política liderada por el militante K Juan Grabois.

El “banderazo” fue convocado por Luis Miguel, Juan Diego y Arturo Sebastián Etchevehere, hermanos que se enfrentan a Dolores, quien le franqueó el paso a los activistas que se tomaron posesión de la estancia, argumentando un supuesto derecho sucesorio y de propiedad que sus hermanos y su madre le desconocen.

El exministro de Agroindustria aseguró este domingo que “no le teme al dirigente social Juan Grabois, ni a la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner”, a raíz del conflicto suscitado con su hermana Dolores por la propiedad de un campo en Entre Ríos, que tomó una dimensión de política nacional por la presencia en los terrenos de integrantes del agrupamiento Proyecto Artigas, relacionados con el referente del Frente Patria Grande, que a la vez patrocina legalmente en el litigio a la parienta del exfuncionario macrista.

Vale recordar que el sábado la Justicia entrerriana rechazó el pedido de desalojo del predio en disputa y propuso a las partes “pensar una solución pacífica y armónica”. “Este no es el problema de una familia: es lisa y llanamente un delito cometido por delincuentes”, comenzó su discurso sobre un pequeño escenario improvisado en las inmediaciones del predio en disputa.

Acompañado por su madre, Leonor Barbero Marcial, y por sus hermanos, Juan Diego y Arturo Sebastián, el exfuncionario de Macri llamó al Gobierno y a la Justicia a asumir sus responsabilidades en relación con el caso. “A los dueños legítimos les corresponde demostrar quién es el propietario verdadero de este lugar. Pero vemos con preocupación que los otros, que también tienen responsabilidades, no las están asumiendo”, sostuvo, y agregó: “No la está asumiendo la política provincial. Tampoco el nacional para repudiar estos hechos. Todo lo contrario: están apoyando con dinero y poder político a los usurpadores de este campo”.

Sobre el rol de la Justicia en la resolución del conflicto, expresó: “Es muy importante que este caso se resuelva con la ley en la mano y sacando a los usurpadores de un lugar al que nunca deberían haber entrado. Es muy importante cómo se resuelva y que sea un antecedente, porque a partir de hoy vamos a ver un antes y un después del tratamiento de la propiedad privada en la Argentina”.

Finalmente, Etchevehere afirmó que tanto él como su familia permanecerá en la puerta del campo “hasta el día en que la Justicia saque a los ocupantes ilegales”, sin importar cuándo suceda, y remató: “No nos van a doblegar las mafias. No le tenemos miedo al Estado, a Grabois ni a Cristina Kirchner”.