Balance del Gobierno de Milei: lo bueno, lo malo y lo feo

936

Editorial de Alfredo Leuco en El diario de Leuco por LN+


LO BUENO

  1. Nos han declarado la guerra

Los tres gobiernos recién elegidos democráticamente reaccionaron correctamente y con rapidez. Javier Milei y Patricia Bullrich, Maximiliano Pullaro y Pablo Javkin demostraron que a nivel nacional, provincial y municipal, esta vez, están dispuestos a liberar a los rosarinos del narco terrorismo. Ellos son las caras de la ley y el orden.

“Es ellos o nosotros”, como dijo el presidente. Son los patrones del mal de Rosario que se unieron para desafiar al estado. La pulseada es por demostrar quién manda. Quien tiene el uso monopólico de la fuerza. Llegaron demasiado lejos y cruzaron todos los límites. Son capaces de destruir una sociedad, de paralizar de pánico a los ciudadanos con tal de seguir con su hecatombe delictiva. Hasta aquí llegaron. No pasarán. No tienen que pasar. Porque concretaron sus amenazas de matar a sangre fría y a quemarropa a cualquier persona y porque sí. Porque se les da la gana.  Eso habla de la calaña y de la peligrosidad de este tipo de  gángster. Hay frases que lo dicen todo. Rosario sangra, por ejemplo. Todos somos Rosario. Hay que ir a fondo y cueste lo que cueste. Dentro de la ley pero a fondo. Algunos proponen declarar el estado de sitio para que las Fuerzas Armadas puedan actuar como en Brasil en el gobierno de la izquierdista Dilma Rouseff.

Patricia Bullrich quiere aplicar la ley anti terrorista para duplicar las penas. Y aprobar cuanto antes la emergencia en seguridad que muchos legisladores le negaron en el Congreso. Lo antes posible hay que consagrar una ley anti bandas o anti mafias para que cuando caiga uno, caigan todos. Para que se extermine el hormiguero completo y no solo hormiga por hormiga como dijo la ministra.

Pero tal vez lo más importante es el combate contra la ruta del dinero narco. Destruir sus cuevas financieras, eliminar a los lavadores, investigar cómo fue que compraron propiedades y negocios. Si logran que el negocio de los cárteles de la droga no sea rentable, se acaba el negocio. Para eso hace falta que desembarque en Rosario un ejército de la AFIP y de la Unidad de Investigación Financiera, además de las armas, los helicópteros y los uniformados.

Políticamente hay que señalar a los culpables de que estos narco terroristas se instalaran y se multiplicaran con tanta velocidad. No hay duda que la cultura nefasta del kirchnerismo fue de gran responsabilidad. Esa romantización de la droga y la delincuencia. Esa complicidad para meterse en negocios mutuos. Ese repugnante falso garantismo de los Zaffaroni o de personajes como la ex jueza María Laura Garrigó de Rébori, siempre alentaron acciones a favor de los victimarios y nunca de las víctimas. Rébori hizo un desastre en el Servicio Penitenciario Nacional. Eliminó la inteligencia criminal en los penales y les puso internet tope de gama para que los presos pudieran navegar mejor con sus teléfonos celulares. Faltó que les sirviera un whisky. Sus declaraciones fueron obscenas:

La Bullrich dijo que nunca tuvo tanto apoyo y respaldo para avanzar en su tarea de extirpar al crimen organizado y darle seguridad democrática y tranquilidad a los argentinos honestos que trabajan y estudian. Es una promesa de campaña. Es un alarido de exigencia de las grandes mayorías.

Hay que ignorar las voces presuntamente progres que defienden los derechos humanos de los delincuentes. Y no les importa la paz que necesitan las víctimas. Hablo de los Horacio Verbitsky y compañía. Siempre del lado incorrecto. Siempre a favor del delito y en contra de la democracia.

Joan Manuel Serrat, en una de sus canciones dice “mañana del cielo lloverá sangre/ El viento lo canta llorando/Padre, deja de llorar, que nos han declarado la guerra.

Y eso es lo que nos pasa. Los narco terroristas nos han declarado la guerra, pero acá no se rinde nadie.

LO MALO

  1. Un café para Insaurralde.

La justicia ni siquiera invitó a Martín Insaurralde a tomar un café en tribunales. El ex jefe de gabinete de Axel Kicillof, puesto allí por Cristina se borró y no aparece por ningún lado. De ser uno de los tipos más poderosos de la provincia pasó a un perfil menos que bajo. La justicia todavía no lo citó pese a la obscenidad de sus estafas. La fiscalía anti lavado consideró probado el enriquecimiento ilícito de Insaurralde. Un informe demoledor muestra entre otras pruebas contundentes que este playboy de cabotaje y con la nuestra gastó alrededor de 100 mil dólares en viajes por el mundo y tenía un sueldo de 1.800 solamente.

No tiene otro tipo de ingreso declarado. Se supone que en algún momento lo van a llamar para explicar lo inexplicable. Por ahora parece que está en la clandestinidad. Pero un café no se le niega a nadie.

LO FEO

  1. Es antisemitismo, no feminismo.

La ultraizquierda trotskista y el chavismo K destruyeron el movimiento feminista “Ni una menos”. Ya no existe tal como lo conocíamos. Hoy es un sello más de estos fascistas de izquierda jurásica.

Apoyan dictaduras feroces como Cuba donde el machismo y la homofobia criminal son política de estado. Atacan a Israel por su derecho a defensa en Gaza y de esa manera se hacen cómplices de los terroristas de Hamas y de sus jefes de Irán. El documento kilométrico que se leyó en la plaza del Congreso no decía una palabra de las violaciones que los invasores del territorio israelí cometieron como armas de guerra. Violaron con tanta violencia que fracturaron la pelvis de muchas mujeres. Una de ellas tenía semen de 87 personas. Más salvajismo y ferocidad no se consigue.

Pero estas fanáticas, en su sectarismo, no tienen problema en malversar y vaciar de contenido la lucha valiosa del verdadero feminismo. Solo la utilizan de ariete contra sus enemigos y de escudo para sus amigos. Doble discurso. El Foro Argentino contra el Antisemitismo (FACA), exigió la libertad de todas las mujeres que todavía continúan como rehenes de Hamas. Han sido violadas, torturadas y siguen en cautiverio. Como dice su consigna: “Vivas y libres las queremos. Y si no incluye a las mujeres judías, no es feminismo, es antisemitismo”. Esto hicieron el día de la mujer.