Suar, tras ser denunciado por la visita a Olivos: “Me iré a defender y contaré cómo fue”

931

El productor es uno de los denunciados, junto a Brandoni y Rottemberg, por visitar la quinta presidencial en la cuarentena del 2020. “Si vamos presos, me gustaría estar con Carlos y con Beto también”, lanzó.


La polémica por los ingresos a la Quinta de Olivos sigue agregando nuevos capítulos. En este caso, por la denuncia del precandidato a diputado nacional por el partido Principios y Valores, Juan Pablo Chiesa, a los productores Adrián Suar, Carlos Rottemberg y al actor Luis Brandoni. “Es una vergüenza y una falta total de respeto para quienes intensificamos los cuidados”, expresó el denunciante.

En diálogo con Radio Mitre, el productor de El Trece opinó: “No me acuerdo qué fecha fui; habré ido al comienzo, porque la industria iba a parar; antes de que el presidente anunciara el cierre, Actores había parado ya; no sabía hasta dónde, se decía de todo y algunos decían es una tontería, que a Argentina no va a llegar”.

En ese contexto, dijo que “fui para ver qué hacía el Estado; la preocupación”. “Hablé con Carlos Rottemberg; si vamos presos, me gustaría estar con Carlos; con Beto también. No se; a mi no me llegó nada; me iré a defender; contaré como fue. Tuve una charla de media hora”.

Respecto a sus nuevos proyectos, sostuvo que “hicimos un preestreno con amigos; mañana hacemos una función privada, y en septiembre hacemos únicas 4 funciones los miércoles en el Nacional; y en enero, el plan es estrenar la temporada. Sobre todo para probarla; iba a estrenar en abril de 2020; la seguimos ensayando en forma privada con Diego (Peretti) y con Mauricio (Dayub); y hacemos fechas para probarla; esa es la idea”.

“Esta es comedia comedia; tiene un poco de todo; pero fundamentalmente la gente se va a reír; ayer lo probamos con público, y funcionó; siempre salgo con el mismo miedo; ¿se reirán?. Es muy difícil hacer reír”, explicó Suar y detalló más: “Mi personaje, a raíz de un divorcio que tuvo un poco polémico, decide pegar un giro a su vida, y entra en una suerte de mundo de vivir los últimos años a fondo, hasta que le cae su amigo, que hace dos años que no se ven, porque la mujer lo dejó; y yo le quiero transmitir mi nuevo estilo de vida”.

Al reflexionar sobre la pandemia y todo lo que generó a lo largo de este año y medio, Adrián afirmó: “Tengo la sensación de que cuando termine todo esto, uno tiende a esperanzarse con un mundo mejor; una esperanza; estas cosas invitan a la reflexión; voy a vivir a otro lado; ganar en calidad de vida; gente que va a tratar de encontrar una manera de vivir mejor; mucha gente falleció; esta tragedia debería traernos una reflexión a todos; porque por algo pasan estas cosas; cuando termine, me gustaría pensar que va a venir un mundo mejor”.

“Yo vivo una vida, no tranquila, pero por cierta experiencia, quiero ganar calidad de vida; aprovechar que estoy bien de salud, que es algo que siempre me digo; la vida me dio mucho; mucho más de lo que pensaba; soy muy agradecido; nunca pensé en lograr todo lo que logré a nivel personal y profesional; y quiero honrarlo”, agregó.

El éxito es un amigo difícil; el fracaso también; fui aprendiendo. Se navegar en aguas turbias”, completó.