Roger Waters, Hamas y otros antisemitas

937

Tal vez quien mejor definió a Roger Waters fue Polly Samson. Lo conoce muy de cerca porque esta exitosa escritora es la esposa de David Gilmour, su compañero en Pink Floyd. Ella le dijo a Waters que era “antisemita hasta su núcleo podrido, defensor de Putin, mentiroso, ladrón, hipócrita, evasor de impuestos, misógino, envidioso, sincronizador de labios y megalo maníaco”.

Gilmour ratificó todo diciendo que “cada palabra de su mujer era “demostrablemente cierta”.

Lo que nos ocupa en esta columna es su judeo fobia recalcitrante y su fanático activismo anti israelí. En las redes, Laura Alonso, integrante del Foro Argentino contra el Antisemitismo escribió que “Cuando te pregunten, qué es ser antisemita: no olvides estas declaraciones de Waters destilando odio y mentiras contra los judíos. Será un buen artista pero eso no justifica que tenga las peores y más horribles ideas. Y retuiteó un video demoledor:

Waters dice que los judíos “son humanos de forma diferente y que van a matar a todo el planeta”. En su recital, se viste con los uniformes de las SS nazi, dispara balas de fogueo, exhibe un cerdo inflable con una estrella de David en la cabeza, y dice que los judíos se creen superiores y que todos deben servirlos a ellos.

Y en lo que tiene que ver con la invasión de territorio israelí y los crímenes de guerra cometidos por el grupo terrorista Hamas el 7 de octubre, Waters puso en duda la veracidad de lo ocurrido, después justificó a los asesinos y sugirió que hubo complicidad de las víctimas. Ni los voceros de Hamas mintieron tanto. Ellos mostraron el sanguinario pogrom que realizaron con sus propias cámaras porque se sintieron orgullosos de hacerlo. De hecho, vale la pena leer la carta fundacional de Hamas que se propone la destrucción del estado de Israel. Este texto fue publicado en 1988 y en su preámbulo dice textualmente “Israel existirá, y continuará existiendo, hasta que el Islam lo destruya, de la misma manera que destruyó a otros en el pasado”.

En su artículo 7, dice: “El día del juicio no llegará  hasta que los musulmanes no luchen contra los judíos y les den muerte”.

Roger Waters y minúsculos grupos trotskistas argentinos defienden esto. Son fascistas de izquierda que se disfrazan de anti sionistas que es la nueva forma del antisemitismo.

Esta tarde los estudiantes, docentes y graduados  judíos hicieron un masivo acto en la escalinata de la Facultad de Derecho. La consigna convocante fue por “universidades sin antisemitismo y liberen a los secuestrados”.

La masacre que Hamas perpetró con fusilamientos a civiles, torturas, vejaciones, incineración de personas, degüellos de bebes y violaciones y con más de 200 secuestrados, fue un día de holocausto, la matanza de judíos más grande desde el genocidio del nazismo de Adolf Hitler.

En muchos países del mundo aparecieron expresiones antisemitas. Quedó claro que la única garantía de la existencia del pueblo judío es con un estado de Israel fuerte que pueda defenderse con contundencia como lo está haciendo.

Roger Waters fue repudiado de muchas maneras. Su figura y el pensamiento que representa. Hoteles en Argentina y en Uruguay no quisieron darle alojamiento. Diputados nacionales presentaron un proyecto para declararlo persona no grata. Y Roby Schindler, presidente del Comité Central Israelita de Uruguay, rechazó al cantante porque dijo que “los discursos de odio son peores que las armas” y se trata de “un xenófobo que aprovecha su fama como artista para vomitar su odio hacia Israel y el pueblo judío”.

Para entender lo que realmente está ocurriendo ahora, es de gran ayuda ver los videos que demuestran que lo terroristas utilizan hospitales y escuelas como escudos. Se esconden en los túneles y sótanos de esos edificios.

Con el mismo criterio, para mimetizarse con la población de la Franja de Gaza, los terroristas de Hamas, disparan sus fusiles ametralladoras, sus lanza cohetes y morteros vestidos de civil, con jeans, camisas y zapatillas. Tienen uniformes pero utilizan esta trampa para decir que Israel mata a civiles.

Waters se encontró con muchos repudios en nuestro país y también en Uruguay. El diputado Felipe Schipani le pidió a la intendenta de Montevideo que le retiren la designación de ciudadano ilustre.

Los abogados argentinos Sergio y su padre Carlos Zigelbaum, sobreviviente del holocausto, denunciaron ante la justicia al cantante por “discriminación, apología del delito e incitación a la violencia”.

Roger Waters superó todos los límites al igualar el emblema que es Ana Frank en la lucha contra el nazismo con una periodista palestina que murió en Cisjordania en una situación confusa.

Como si esto fuera poco, ante las dificultades de conseguir un lugar en donde hospedarse, recibió el ofrecimiento y el apoyo de otro antisemita confeso y delincuente condenado por la justicia: hablo de Alberto Samid que puso a disposición su estancia. Samid fue condenado a 4 años de prisión efectiva por haber evadido impuestos a través de una asociación ilícita. Intentó fugarse en una patética excursión que lo llevó hasta las playas paradisíacas de Bélice. Y son inolvidables, aquellas imágenes de su pelea con Mauro Viale cuando lo trató de judío de mierda”.

La DAIA también caracterizó a Waters como “propagador de discursos de odio” En sus delirios enfermizos, dijo que fue Israel el que le enseñó a la policía de Estados Unidos “a matar negros” cuando asesinaron a George Floyd. Está obsesionado con sus ataques y no repara en quedar como un desquiciado.

Waters es parte del movimiento llamado BDS, Boicot, Desinversión y Sanciones que ordena a los artistas que no actúen en Israel. Los Rolling Stones, nada menos, no le dieron ni cinco de bola y Waters los fustigó por eso. Habláme de censuras y cancelaciones, depreciable Rogelio Aguas. Mirá si acá te dieran de su misma medicina y no permitieran los shows que tenes previsto en River.

En marzo le suspendieron un recital en Berlin. El saxofonista que trabajaba con Pink Floyd contó que Waters se burlaba de su abuela que fue asesinada en el Holocausto. Y podríamos seguir así, por horas. Hay mucho material probatorio. Es que Waters dedicó su vida a instalar la persecución hacia los judíos y el estado de Israel. Es un gran músico y una basura discriminatoria como persona. Quien quiera oír que oiga.

Mitre.17-11-2023. Roger Waters, Hamas y otros antisemitas.

Tal vez quien mejor definió a Roger Waters fue Polly Samson. Lo conoce muy de cerca porque esta exitosa escritora es la esposa de David Gilmour, su compañero en Pink Floyd. Ella le dijo a Waters que era “antisemita hasta su núcleo podrido, defensor de Putin, mentiroso, ladrón, hipócrita, evasor de impuestos, misógino, envidioso, sincronizador de labios y megalo maníaco”.

Gilmour ratificó todo diciendo que “cada palabra de su mujer era “demostrablemente cierta”.

Lo que nos ocupa en esta columna es su judeo fobia recalcitrante y su fanático activismo anti israelí. En las redes, Laura Alonso, integrante del Foro Argentino contra el Antisemitismo escribió que “Cuando te pregunten, qué es ser antisemita: no olvides estas declaraciones de Waters destilando odio y mentiras contra los judíos. Será un buen artista pero eso no justifica que tenga las peores y más horribles ideas. Y retuiteó un video demoledor:

Waters dice que los judíos “son humanos de forma diferente y que van a matar a todo el planeta”. En su recital, se viste con los uniformes de las SS nazi, dispara balas de fogueo, exhibe un cerdo inflable con una estrella de David en la cabeza, y dice que los judíos se creen superiores y que todos deben servirlos a ellos.

Y en lo que tiene que ver con la invasión de territorio israelí y los crímenes de guerra cometidos por el grupo terrorista Hamas el 7 de octubre, Waters puso en duda la veracidad de lo ocurrido, después justificó a los asesinos y sugirió que hubo complicidad de las víctimas. Ni los voceros de Hamas mintieron tanto. Ellos mostraron el sanguinario pogrom que realizaron con sus propias cámaras porque se sintieron orgullosos de hacerlo. De hecho, vale la pena leer la carta fundacional de Hamas que se propone la destrucción del estado de Israel. Este texto fue publicado en 1988 y en su preámbulo dice textualmente “Israel existirá, y continuará existiendo, hasta que el Islam lo destruya, de la misma manera que destruyó a otros en el pasado”.

En su artículo 7, dice: “El día del juicio no llegará  hasta que los musulmanes no luchen contra los judíos y les den muerte”.

Roger Waters y minúsculos grupos trotskistas argentinos defienden esto. Son fascistas de izquierda que se disfrazan de anti sionistas que es la nueva forma del antisemitismo.

Esta tarde los estudiantes, docentes y graduados  judíos hicieron un masivo acto en la escalinata de la Facultad de Derecho. La consigna convocante fue por “universidades sin antisemitismo y liberen a los secuestrados”.

La masacre que Hamas perpetró con fusilamientos a civiles, torturas, vejaciones, incineración de personas, degüellos de bebes y violaciones y con más de 200 secuestrados, fue un día de holocausto, la matanza de judíos más grande desde el genocidio del nazismo de Adolf Hitler.

En muchos países del mundo aparecieron expresiones antisemitas. Quedó claro que la única garantía de la existencia del pueblo judío es con un estado de Israel fuerte que pueda defenderse con contundencia como lo está haciendo.

Roger Waters fue repudiado de muchas maneras. Su figura y el pensamiento que representa. Hoteles en Argentina y en Uruguay no quisieron darle alojamiento. Diputados nacionales presentaron un proyecto para declararlo persona no grata. Y Roby Schindler, presidente del Comité Central Israelita de Uruguay, rechazó al cantante porque dijo que “los discursos de odio son peores que las armas” y se trata de “un xenófobo que aprovecha su fama como artista para vomitar su odio hacia Israel y el pueblo judío”.

Para entender lo que realmente está ocurriendo ahora, es de gran ayuda ver los videos que demuestran que lo terroristas utilizan hospitales y escuelas como escudos. Se esconden en los túneles y sótanos de esos edificios.

Con el mismo criterio, para mimetizarse con la población de la Franja de Gaza, los terroristas de Hamas, disparan sus fusiles ametralladoras, sus lanza cohetes y morteros vestidos de civil, con jeans, camisas y zapatillas. Tienen uniformes pero utilizan esta trampa para decir que Israel mata a civiles.

Waters se encontró con muchos repudios en nuestro país y también en Uruguay. El diputado Felipe Schipani le pidió a la intendenta de Montevideo que le retiren la designación de ciudadano ilustre.

Los abogados argentinos Sergio y su padre Carlos Zigelbaum, sobreviviente del holocausto, denunciaron ante la justicia al cantante por “discriminación, apología del delito e incitación a la violencia”.

Roger Waters superó todos los límites al igualar el emblema que es Ana Frank en la lucha contra el nazismo con una periodista palestina que murió en Cisjordania en una situación confusa.

Como si esto fuera poco, ante las dificultades de conseguir un lugar en donde hospedarse, recibió el ofrecimiento y el apoyo de otro antisemita confeso y delincuente condenado por la justicia: hablo de Alberto Samid que puso a disposición su estancia. Samid fue condenado a 4 años de prisión efectiva por haber evadido impuestos a través de una asociación ilícita. Intentó fugarse en una patética excursión que lo llevó hasta las playas paradisíacas de Bélice. Y son inolvidables, aquellas imágenes de su pelea con Mauro Viale cuando lo trató de judío de mierda”.

La DAIA también caracterizó a Waters como “propagador de discursos de odio” En sus delirios enfermizos, dijo que fue Israel el que le enseñó a la policía de Estados Unidos “a matar negros” cuando asesinaron a George Floyd. Está obsesionado con sus ataques y no repara en quedar como un desquiciado.

Waters es parte del movimiento llamado BDS, Boicot, Desinversión y Sanciones que ordena a los artistas que no actúen en Israel. Los Rolling Stones, nada menos, no le dieron ni cinco de bola y Waters los fustigó por eso. Habláme de censuras y cancelaciones, depreciable Rogelio Aguas. Mirá si acá te dieran de su misma medicina y no permitieran los shows que tenes previsto en River.

En marzo le suspendieron un recital en Berlin. El saxofonista que trabajaba con Pink Floyd contó que Waters se burlaba de su abuela que fue asesinada en el Holocausto. Y podríamos seguir así, por horas. Hay mucho material probatorio. Es que Waters dedicó su vida a instalar la persecución hacia los judíos y el estado de Israel. Es un gran músico y una basura discriminatoria como persona. Quien quiera oír que oiga.

Editorial de Alfredo Leuco en Radio MItre