Para Davos, la Argentina es uno de los países que peor manejó la pandemia de coronavirus

1489

El informe que elaboraron en el Foro que comienza hoy fue muy crítico con el país por el deterioro económico y la gran cantidad de fallecimientos.

Comienza una nueva edición del Foro de Davos en una versión virtual y que tendrá la presencia de Alberto Fernández como uno de los oradores principales del evento, aunque habrá que esperar hasta el jueves, último día de la convención, para escuchar la palabra del presidente argentino que llegará condicionado ante un último informe crítico con la Argentina.

En una serie de tablas y proyecciones pensando en lo que podrá ser un 2021, la Argentina fue cuestionada por los especialistas del Foro Económico Mundial a partir de dos archivos en los que se critica el poco estímulo fiscal que se destinó para paliar los efectos del Covid-19 y, por otro que resume la caída del PBI en 2020 y la cantidad de fallecimientos.

En el llamado “Reporte de Riesgo Global 2021”, los especialistas de Davos informaron que la pandemia de coronavirus “no solo causó más de 2 millones de muertes a nivel mundial, sino que los impactos económicos y en la salud van a seguir teniendo consecuencias devastadoras”. Esto tiene que ver con que solamente 28 países de los 193 registrados lograron crecer, al tiempo que se detalló que en el segundo trimestre de 2020 se perdieron 495 millones de trabajos.

Luego, llegaron los detalles por cada uno de los países con una imagen de la Argentina que preocupa en dos aspectos. En el apartado “Futuro fracturado”, el país figura entre los países que menos gastaron en política fiscal (algo más del 5% del PBI) solo por detrás de México, Arabia Saudita, Rusia y China.

El Foro de Davos, entonces, llega desde hoy al 29 de enero para iniciar una nueva conferencia mundial con el eje puesto en las altas tasas de desempleo y la desigualdad bajo el lema “Un año crucial para reconstruir la confianza” donde los debates se centrarán en diseñar sistemas económicos resilientes, impulsar la transformación y el crecimiento industrial, mejorar la administración de los bienes comunes globales (como los recursos naturales), aprovechar las tecnologías de la cuarta revolución industrial y promover la cooperación global y regional.