Más críticas a Roberto Baradel, la “versión K de Sarmiento”

1044

El sindicalista, símbolo de los paros docentes durante la gestión de Cambiemos, se opone a la vuelta de las clases presenciales. “Nos lleva abajo de Venezuela”, cuestionó el abogado Alejandro Fargosi.


Mientras el gobierno nacional impulsa la vuelta de las clases presenciales en todo el país para determinados cursos, los gremios docentes no quieren saber nada con esta posibilidad y así lo dejó en claro Roberto Baradel, secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA). “Sería una irresponsabilidad volver a clases presenciales donde el nivel de contagios es muy alto”, afirmó el gremialista.

“Estamos en el marco de una pandemia, son las autoridades sanitarias las que tienen que determinar si hay condiciones o no, la situación epidemiológica, se puede volver a clases presenciales”, continuó el dirigente K.

Al cruce de sus palabras, el abogado independiente Alejandro Fargosi, comparó al sindicalista con la versión K de Domingo Faustino Sarmiento y lo acusó de “querer llevar a la Argentina debajo de Venezuela”.

Sarmiento nos llevó a competir con EEUU. Su versión “k” -Baradel- nos lleva abajo de Venezuela. Ahora dice que “sería irresponsable volver a clases presenciales donde el nivel de contagios es alto”, se quejó el letrado en su cuenta de Twitter.

“Algunos insisten con volver a las clases presenciales igual que abrieron bares cuando no estaban las condiciones dadas. Por supuesto que sí hay condiciones para volver a las clases presenciales hay que llevarlas adelante, pero si están las condiciones”, había dicho Baradel, que también culpó a la oposición. “La pandemia es tan grave que las clases no deberían ser tema a ver si se puede sacar un provecho. Intentan forzar irresponsablemente las clases presenciales por marketing político en lugares donde los contagios son muy altos”.

En la iniciativa que presentó Nicolás Trotta a sus pares provinciales, se priorizará la vuelta a las aulas a los alumnos que finalicen la primaria y la secundaria y a aquellos que hayan perdido el vínculo con la institución durante la pandemia. “Actividades no escolares” y un “semáforo epidemiológico” serán los puntos claves para el regreso.