La Corte allanó el camino para avanzar en el juicio contra Cristina por corrupción

142

El juicio por la causa Vialidad podría tener resolución en los próximos meses y está entrando en etapa de alegatos. La vicepresidenta está acusada de ser jefa de una asociación ilícita.


Finalmente la Corte Suprema de Justicia desaprobó todos los planteos que había otorgado la Vicepresidenta, Cristina Kirchner, en el juicio oral por la obra pública en la provincia de Santa Cruz. Está acusada de ser la jefa de una asociación ilícita a través de la que hizo negociados con 51 obras públicas cedidas al empresario Lázaro Báez.

El fallo judicial fue tomado por los cuatro jueces que integran la Corte Suprema; Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti. De esta manera, el juicio no se modificará y el 11 de julio el Tribunal Oral Federal 2 iniciará los alegatos, etapa en la que las partes piden condenas y absoluciones.

En este caso se juzgan irregularidades en 51 obras públicas que las empresas de Lázaro Báez recibieron durante los gobiernos de Néstor Kirchner y la misma Cristina.

Los argumentos del máximo tribunal

Por unanimidad, los jueces determinaron que “no se configuraba un supuesto de gravedad institucional porque no lograba advertirse cómo la negativa a producir algunas de las pruebas solicitadas por la defensa podría llegar a conmover la buena marcha de las instituciones”. “Resoluciones como la cuestionada no pueden motivar la intervención de esta Corte pues ello implicaría conceder al Tribunal una misión que no le cabe en el régimen republicano”, subrayaron.

La Corte tampoco admitió las objeciones respecto de la falta de un peritaje completo y exhaustivo sobre la obra pública de Santa Cruz que, según la acusación, estuvo amañada a favor de las empresas de Báez, amigo personal del expresidente Néstor Kirchner.

Tampoco hizo lugar a un planteo sobre la intervención de los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos como integrantes de la Cámara Federal de Casación Penal en la revisión del expediente. Las objeciones sobre ambos son previas a que se conocieran sus visitas al expresidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y en la Casa Rosada, y estaban relacionadas con una cuestión de “competencia” entre dos salas de la Casación.

Y agrega: “No se verifica una violación a la garantía de juez natural, supuesto en que la intervención del Tribunal sí sería necesaria”. Asimismo, la Corte Suprema sostuvo en su fallo que la vicepresidenta no pudo demostrar cómo la intervención de Hornos y Borinski “sería un intento de constituir una verdadera comisión especial” para perjudicarla.