Grabois lanzó su candidatura y fulminó a Alberto: “El año que viene no podemos tener otro mediocre”

330

La interna en el Frente de Todos sigue al rojo vivo y ahora un piquetero se suma para competir en las PASO. Junto a Kicillof, pidió “no votar por otro presidente mediocre, tibio y cobarde”.


El dirigente social y líder del Frente Patria Grande, Juan Grabois, presentó este jueves su libro Los Peores, acompañado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof y ratificó su precandidatura presidencial dentro del Frente de Todos. Afirmó que no hay que resignarse a que haya un “tibio” el año que viene, respaldó al mandatario provincial en su gestión -con algunos cuestionamientos a la política de seguridad- y en sus intenciones de ir por la reelección.

El acto/presentación se llevó adelante en el Club Platense de la capital bonaerense. Organizado íntegramente por Patria Grande, el encuentro tuvo guiños a un eventual lanzamiento de la campaña de Grabois. Al menos, en reiteradas oportunidades recordó que él era precandidato presidencial. En la puerta del club, la calle estaba cortada, había batucada, una pantalla porque la capacidad del club estaba colmada y una bandera con la cara de Grabois que rezaba “Juan XXIII”.

El dirigente social hizo algunas críticas a la clase política al decir que perdieron el pulso de la calle y que eso es difícil de sostenerlo. Lo mismo le pasó, aseguró, al Papa Francisco a quien igualmente elogió.

Recordó que la primera vez que se juntó con la vicepresidenta, Cristina Kirchner, ella le dijo que tenía que hacer política. “Vos tenés que hacer política, déjate de joder, me decía y capaz que tiene razón; ahora soy precandidato a presidente capaz que un poquito de razón tiene. Igual a veces me agarra la duda de si Cristina me aconsejó bien o me aconsejó mal”, bromeó sentado en uno de los sillones sobre el escenario simil living montado para la ocasión.

Agradeció la presencia de Kicillof porque “no está de acuerdo con las tesis de este libro”. Dijo que es “un gobernador que capaz que le falta un cachito, pero va bien”, que es “un funcionario que más o menos funciona, y además es una esperanza que tenemos para construir una síntesis superadora de los procesos nacionales y populares de las primeras décadas del siglo XXI”.

En terreno electoral, Grabois se metió de lleno en la interna del FdT. Y lanzó: “No quiero que mi generación militante acepte que el límite de lo posible es tener el año que viene otro mediocre, otro tibio, otro cobarde que no haga las reformas que hay que hacer. No lo acepto, no hay forma de que me convenzan de eso”, dijo al cierre.