“Golpista, patético”, dura reacción de la oposición contra Alberto tras un nuevo ataque a la Corte Suprema

992

El presidente dijo en una conferencia que el máximo tribunal de justicia “tiene un problema de funcionamiento muy serio”. Apuntó contra fallos que firmaron los jueces y evitó pronunciarse sobre si hay que ampliar el número de magistrados.


El presidente Alberto Fernández aseguró este lunes que “la Corte Suprema de Justicia tiene un problema de funcionamiento muy serio” y consideró que, a su entender, “el servicio de Justicia funciona mal no para una ex Vicepresidente o un Presidente, sino para los ciudadanos”.

Cuestionó que “la Corte sólo tuvo velocidad para actuar en algunos casos” y puso como ejemplo “¿Cuánto tardó en aceptar un per saltum en el caso de Bruglia y Bertuzzi? El funcionamiento del máximo tribunal es llamativo, sin dudas”, insistió. En declaraciones radiales, el jefe de Estado dijo que “la Justicia parece ser un coto cerrado para la oposición; cada vez que uno habla de la Justicia reaccionan de un modo increíble”.

Entre las críticas que mencionó el presidente, puso como ejemplo la situación judicial que enfrenta Milagro Sala, la activista social que está detenida en Jujuy por una serie de delitos que comprobó la Justicia y que atravesaron varias instancias de revisión en la Justicia, entre ellas, también, la Corte Suprema. “Hay algo que está funcionando mal, que hoy Milagro Sala esté detenida es que hay algo que está funcionando mal”, interpretó Alberto Fernández.

“Quiero ser respetuoso de las instituciones, pero también soy un hombre que respeta el estado de derecho y que entiende que la Justicia es uno de los tres poderes de la República”, prosiguió el jefe de Estado. Además, contrastó la situación actual de la cabeza del Poder Judicial con la reforma realizada por el primer gobierno kirchnerista: “Nosotros no buscamos jueces que fueran afines a nosotros. Así llegaron Elena Highton, (Ricardo) Lorenzetti, (Raúl) Zaffaroni, Carmen Argibay, que fue tan importante, y se quedaron inclusive tres miembros que merecían todo nuestro respeto, que eran (Augusto) Belluscio, (Enrique) Petracchi y Carlos Fayt. A mí me parece que desde el momento que el gobierno de Macri propuso nombrar en comisión a dos jueces de la Corte, empezó a degradarse la credibilidad. Cuando uno mira el funcionamiento actual, el tema es muy preocupante”.

Las críticas de la oposición