En una emotiva sesión, Mario Negri leyó el preámbulo y lo aplaudieron de pie

1000

En homenaje a los 37 años de la vuelta a la democracia, el diputado de JxC se emocionó al leer el Preámbulo de la Constitución Nacional durante su exposición.


El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, se quebró de emoción este miércoles al participar en el homenaje que se realizó en la Cámara baja por los 37 años de la recuperación de la democracia. El referente radical recordó primero el contexto que afrontó el gobierno del fallecido presidente Raúl Alfonsín, rememoró que era una “Argentina dividida” en la que “estaba en juego que no nos arrebataran un ámbito dónde vivir”.

Hay un mundo muy polarizado. Ustedes fíjense lo que está pasando en muchos países del mundo, los efectos negativos de la globalización también golpean en la democracia. Los niveles de crecimiento de las sociedades fueron perdiendo calidad y la democracia también se ha resentido por no poder satisfacer todo eso”, analizó el legislador.

Durante su exposición en el recinto, Negri citó además la célebre frase de Alfonsín que señala que “con la democracia se come, se cura y se educa”, y luego advirtió: “El significado era que si en la democracia no logramos educar, curar y comer, la democracia iba a comenzar a flaquear”.

Seguido, alertó que ante esa situación “aparecer otros remedios en nombre de supuestos autoritarismos para canalizar la ansiedad de la gente o en nombre de outsider políticos en contra de la política”. “Y eso es lo que está pasando hoy en teorías de algunos presidentes, como en Turquía que sostiene que la democracia no es un juego liberal de instituciones sino que es un sistema jerárquico donde lo que vale como bien supremo es la soberanía popular que te da un derecho superior sobre las instituciones”, ejemplificó.

“La democracia sin derechos se deteriora. Y si aún en la democracia solo damos derecho y no ejercemos la plenitud de la democracia, también se debilitan los derechos de la minoría y la división de poderes. Esa es nuestra obligación, gane quién gane, habiendo alternancia, para que la democracia pueda terminar algún día con la pobreza, con la desigualdad y garantizar la educación para todos”, agregó.

Al final de su discurso, se quebró emocionalmente al leer el Preámbulo de la Constitución Nacional. “Es una pavada para algunos, es nostalgia para otros, pero la verdad que a mi me gusta escucharlo mucho como a los peronistas les gusta escuchar otras cosas, pero esto le gusta a todos los argentinos”, anticipó.

Seguido, con su voz ya entrecortada, pronunció: “Afianzar la Justicia, consolidar la paz interior con bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad“. La mayoría de los presentes en el recinto, lo aplaudió de pie.