Cristina avivó la interna en el Gobierno: “Hay funcionarios que no funcionan”

525

En un extensa carta que publicó en su blog, la vicepresidenta analizó la realidad socio-económica. Hubo críticas a los empresarios y hasta disparó contra los suyos al afirmar que “hay funcionarios que no funcionan”.


En medio de las tensiones que sacuden al Gobierno por la economía y el impacto de la crisis y el coronavirus, la vicepresidenta Cristina Kirchner reapareció con una extensa carta en la que recordó a Nestor Kirchner por el 10° aniversario de su muerte y como de costumbre se defendió de las causas judiciales en su contra con críticas a la gestión anterior, aunque en esta oportunidad lanzó dardos hacia adentro del oficialismo.

En la misiva publicada en su página web, titulada “A diez años sin él y a uno del triunfo electoral: sentimientos y certezas”, la ex mandataria cuestionó a los empresarios, admitió que la situación de la economía “es agobiante” y apuntó contra un sector del Gabinete cuando aseguró que hay “funcionarios y funcionarias que no funcionan”.

Allí analizó la realidad social y política del país. Uno de los temas que tocó fue la cotización del dólar, el cual aseguró que se trata de un problema de “imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina”.

El artículo se dividió en tres “certezas”, la primera en la cual analizó su gestión como presidenta y también la actual de Alberto Fernández, con la conclusión de que “resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas”, haciendo referencia a las críticas que sufrió en sus dos gestiones y que se repiten actualmente. “En realidad, lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza, fracasó”, lanzó CFK.

La segunda certeza hace alusión a una crítica hacia quienes dicen que Alberto “no gobierna” y que es la propia CFK la que lleva las riendas de la gestión. “Como se han quedado sin la excusa de las formas, tuvieron que pasar a un segundo guion: ‘Alberto no gobierna’, ‘la que decide todo es Cristina’, ‘rencorosa’ y ‘vengativa’, que sólo quiere solucionar sus ‘problemas judiciales’”.

Al respecto, ahondó: “Debo reconocer que son poco creativos. El relato del ‘Presidente títere’ lo utilizaron con Néstor respecto de Duhalde, conmigo respecto de Néstor y, ahora, con Alberto respecto de mí. Después de haber desempeñado la primera magistratura durante 2 períodos consecutivos y de haber acompañado a Néstor durante los 4 años y medio de su presidencia, si algo tengo claro es que el sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno”.

“Segunda certeza: en la Argentina el que decide es el Presidente. Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él. Que nadie te quiera convencer de lo contrario. Si alguien intentara hacerlo, preguntale que intereses lo o la mueven”, añade Cristina.

La tercera y última no es menos interesante, ya que se refiere a una de las problemáticas más importantes que tiene, desde hace años, el país: el dólar. “Hoy, luego del derrumbe macrista y en plena pandemia, y pese a no tener obligaciones de pago en moneda extranjera en lo inmediato gracias a la reestructuración de deuda llevada a cabo por el Gobierno, con superávit comercial y mayor nivel de reservas en el BCRA que cuando terminó mi gestión, continuamos con la restricción externa de esa moneda -o faltan dólares o hay demasiada demanda- a la que se suma una más que evidente extorsión devaluatoria“, analizó Cristina.

En ese sentido, extendió la reflexión asegurando que Argentina es el único país con una economía bimonetaria, ya que se utiliza el peso argentino que el país emite para las transacciones cotidianas y el dólar estadounidense como moneda de ahorro y para determinadas transacciones.

“¿Alguien puede pensar seriamente que la economía de un país pueda funcionar con normalidad de esa manera?”, dijo la vicepresidenta en el escrito. Y concluyó: “El problema de la economía bimonetaria no es ideológico. No es de izquierda ni de derecha. Ni siquiera del centro. Y no hay prueba más objetiva de esto que la alternancia de modelos políticos y económicos opuestos que se operó el 10 de diciembre de 2015. Todos los gobiernos nos hemos topado con él”.