Boudou apelará su condena ante la CIDH, tribunal que integra Zaffaroni

381

La defensa del ex vicepresidente acudirá a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Días atrás, ex mandatarios de la región firmaron una solicitada en reclamo de su libertad.


La abogada de Amado Boudou, Graciana Peñafort, aseguró en las últimas horas que ya “están trabajando en la presentación ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos” para que se revise la condena del exvicepresidente por el Caso Ciccone. Dicho tribunal es integrado por el juez ultra kirchnerista Eugenio Zaffaroni, quien llegó allí tras su renuncia a la Corte Suprema de la Nación y fue uno de los que pidieron indulto para Boudou.

Además, se adelantó que “antes de que termine la feria (judicial de enero)” apelarán el fallo del juez de ejecución penal Daniel Obligado, que revocó el arresto domiciliario del ex funcionario y dispuso que regrese a la cárcel.

“En abril, el juez dijo que no era necesario mortificar a un condenado y a su familia con el cumplimiento de la pena. ¿Lo que no era necesario en abril pasa a ser necesario en diciembre? ¿Por qué cambia de criterio? Por la presión mediática”, cuestionó la abogada en declaraciones radiales.

Con el título “Libertad a Boudou”, la solicitada publicada este domingo en la edición impresa de Página/12 y en el portal El Destape está encabezada por los de los ex presidentes Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff (Brasil), Evo Morales (Bolivia), Enesto Samper (Colombia), Fernando Lugo (Paraguay), Rafael Correa (Ecuador) y Manuel Zelaya (Honduras).

Los exmandatarios encabezan la lista de 4.730 firmantes que además integran diplomáticos de la región que se desempeñaron como cancilleres de sus respectivos países: el brasileño Celso Amorim, los ecuatorianos Ricardo Patiño y Guillaume Long, el paraguayo Jorge Lara Castro o el boliviano Diego Pary, entre otros.

El texto de la solicitada cuestiona a “los medios de comunicación monopólicos y segmentos corrompidos del Poder Judicial” por “generar una estrategia común que envenena la atmósfera política”, entre otras acusaciones ligadas a lo que algunos juristas junto a dirigentes políticos de la región definen como ‘law-fare’, o guerra judicial entablada contra determinados gobiernos de América Latina.

Respecto a este documento que circuló en los medios oficialistas, Peñafort dijo que fue impulsado “por un grupo de personas que está preocupado y que le está reclamando una respuesta concreta del Poder Judicial y de los medios”.

La defensa del exvicepresidente tiene un plazo de seis meses desde el dictado de la sentencia para la presentación ante el tribunal hemisférico de protección de los DDHH. Como en todos estos casos, la apelación tendrá la forma de una denuncia contra uno de los poderes del Estado argentino (en este caso el Poder Judicial, cuyo contralor está en manos de la Corte en tanto máximo tribunal.

De hecho, Peñafort, quien comparte la defensa de Boudou junto al penalista Alejandro Rúa, responsabilizó a la Corte por las “violaciones al debido proceso” que, según denunció, se cometieron a lo largo del caso Ciccone y del juicio oral. “Nosotros sabemos muy bien por qué la Corte puso el (artículo) 280. Lo hizo porque no podía explicar por qué respecto al testigo Alejandro Vandenbroele, crucial para la causa, no supimos que le habían pagado para esa declaración: más de 4.000.000 de pesos. No podía explicar por qué Boudou había sido espiado por el Estado, es decir por agentes de la AFI, mientras estuvo preso y cuando estuvo en libertad, con seguimiento fotográfico”, acusó la letrada.

La sentencia contra Boudou a 5 años y 10 meses de prisión fue, ratificada en Casación y luego llegó a la Corte con un recurso de queja, aunque el máximo tribunal se negó a revisar lo actuado con el artículo 280 del Código Procesal Civil y Comercial, que habilita al máximo tribunal a denegar un recurso sin fundamentar las razones del rechazo.

Fuente: Perfil