A un año del crimen, la madre de Fernándo Báez Sosa reclama justicia

506

Graciela, la madre de Fernando Báez Sosa, pidió hoy “justicia” para “los asesinos” que la dejaron sin su hijo, a un año del asesinato del joven a manos de un grupo de rugbiers en la puerta de un boliche de Villa Gesell.

Graciela, junto a su esposo, Silvino Báez, Graciela Sosa y los amigos de su hijo realizaron ayer una colecta solidaria en su homenaje, a un día de que se cumpla un año del crimen. El evento se llevó cabo en el Parque Rivadavia del barrio porteño de Caballito.

“Hoy, pero hace un año, mi hijo me llamó para decirme que estaba feliz en Villa Gesell. Ya mi hijo no está conmigo, mi hijo no está y nunca volverá. Jamás volverá a abrazarnos por culpa de esos asesinos”, expresó Graciela con un megáfono ante una numerosa concurrencia.

“Debo ser fuerte para que se haga justicia”, advirtió con énfasis, mientras agradeció a todas las personas que se acercaron al parque.

“A un año, honramos su recuerdo y solidaridad juntando alimentos no perecederos y útiles escolares para quienes más lo necesitan”, indicó el comunicado con el que los organizadores habían convocado a la colecta, de la cual participarán los padres de Fernando, Graciela Sosa y Silvino Báez.

Todo lo recaudado será destinado a la Organización No Gubernamental (ONG) “18 de Diciembre” y a las obras de caridad del Colegio Marianista, al que concurría Fernando durante su etapa en el secundario.

   El 18 de enero del año pasado a la madrugada Báez Sosa, estudiante de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), fue asesinado tras ser atacado a golpes y patadas por un grupo de rugbiers a la salida del boliche “Le Brique”, en pleno centro de Villa Gesell.

Por este hecho fueron detenidos diez acusados, aunque finalmente ocho serían los que van a juicio -ya se hizo el pedido de elevación por parte de la fiscal Verónica Zamboni y el juez de Dolores David Mancinelli deberá definirlo cuando termine la feria judicial- porque para dos de ellos pidieron el sobreseimiento.