Celebrar a Borges – 23 de agosto 2018

Vamos a seguir de cerca toda la información pestilente de arrepentidos, ladrones de estado y allanamientos de las casas de Cristina, la jefa de la asociación ilícita.
Vamos a seguir todas las noticias nauseabundas pero necesarias que están generando una refundación de la ética republicana en nuestro país.
Pero permítame que hoy, por un rato y mientras todo eso está ocurriendo con la mujer más corrupta de la historia argentina, le hable del hombre más brillante de la literatura de nuestro país y de los alrededores del idioma español. Es que mañana cumpliría años Jorge Luis Borges.
Fue el que revolucionó el lenguaje, el que lo reinventó. El erudito que supo multiplicar en espejos las paradojas y descifrar los sueños. Le digo más todavía. Creo que Borges es un patrimonio nacional que hay que preservar y difundir por los siglos de los siglos, amén.
Todavía no hemos conocido ni reconocido en toda su dimensión a quien sentenció: “Nadie es la patria pero todos lo somos”. Parece mágico o mentira que hoy existan científicos, físicos matemáticos cuánticos que encuentran en sus ficciones elementos reales para investigar. Borges soñaba y escribía con idéntica rigurosidad.
Pero con la misma sinceridad, también le quiero decir que su genio literario no tiene que ocultar al ciudadano reaccionario y elitista que con sus acciones y omisiones expresó siempre su simpatía hacia todas las dictaduras que padecimos los argentinos y de otros dinosaurios como Augusto Pinochet. Tal vez por eso nunca ganó el premio Nobel cosa que seguramente le importó muy poco. Creo que la única verdad es la realidad aunque duela.
Y sé que esto genera polémica y críticas de ambos lados. Me parece estar escuchando algunos oyentes que me dicen.., “Pero Leuco, ¿en qué quedamos?, usted lo llama genio y reaccionario… al final ¿Lo ama o lo rechaza? “¿Quiere que le diga la verdad? La dos cosas. Lo amo y lo rechazo. Amo a ese talento que escribió El Aleph o el Hombre de la Esquina Rosada, por ejemplo. O al que fue capaz de concentrar la belleza en pocas palabras diciendo que “no los une el amor sino el espanto” Eso es lo que amo de Borges: su literatura.
Rechazo a ese reaccionario que se sentó a la mesa de Videla, el más grande genocida que tuvo la Argentina y lo caracterizó como un caballero. O al que fue capaz de recibir una condecoración de las manos ensangrentadas de Pinochet. Eso es lo que rechazo de Borges: su estupidez.
Pero creo que una cosa no invalida la otra.
Me joden aquellos adoradores de su pluma que tratan de minimizar las atrocidades que apoyó con la excusa de la ironía. Eran cosas que decía para provocar, argumentan…Puede ser… digo yo. Pero hay cosas terribles como la muerte masiva con las que no se juega ni se ironiza. Aunque seas Borges.
Solo sé que son su prestigio pudo haber ayudado mucho a las víctimas y sin embargo ayudó a los victimarios. Y eso no es poco.
Recién en 1981, Borges salió de ese laberinto en el que se había metido y tuvo el coraje orillero de poner su firma en la primera solicitada de Las Madres de Plaza de Mayo. Para algunos fue demasiado tarde para lágrimas. Y para otros, nunca es tarde cuando la dicha es buena.
Borges tuvo una fugaz admiración por la revolución Rusa y hasta le escribió una módica oda. Después se sintió un tiempo anarquista tal vez en homenaje a Evaristo Carriego, un gran amigo de su padre que lo introdujo en el mundo de los guapos y los puñales.
Después, los jardines se bifurcaron y cada vez fue más reaccionario y mejor escritor. Tuvo palabras terribles para los negros del mundo sobre todo si eran peronistas. Al Martin Fierro lo llamó siciliano rencoroso. Definió al colectivo como un vehículo lleno de chinches y sirvientas. Tuvo una batalla cuerpo a cuerpo con el peronismo que se multiplicó cuando le mojaron la oreja y lo convirtieron en inspector de ferias municipales. Entre Borges y Perón hubo una lucha cultural feroz. Borges prologó a Arturo Jauretche que después forjó Forja pero que nunca le perdonó su antiperonismo y lo inmortalizó como profeta del odio.
Borges podría haber gritado: “Libros si, alpargatas, no”. Es que Borges vio en las grandes concentraciones lo vulgar, la barbarie, la ausencia de inteligencia pese a que en su juventud fue parte del comité yrigoyenista de intelectuales jóvenes con Carlos Mastronardi, Leopoldo Marechal, los hermanos Raúl y Enrique González Tuñón. Fue su momento más democrático. Después se paró en la vereda lúcida, paqueta y elitista de Florida y humilló a los escritores del grupo de Boedo a los que llamó “poetas del mal humor obrero”. Se estaba refiriendo a Alvaro Yunque, César Tiempo, Elías Castelnuovo, Roberto Artl y Leónidas Barletta, entre otros que pusieron sus letras al servicio de la lucha social. No lo conmovieron ni las semanas trágicas ni las patagonias rebeldes. Ignoraba a los obreros y como buen erudito, odiaba todo lo que ignoraba, tal como dijo Pedro Orgambide.
Santiago Kovadloff, (cuando no), aportó un par de genialidades al respecto. Dijo que Borges es nuestro Shakespeare y que “le infundió a la lengua una originalidad léxica que nunca fue amanerada y siempre poderosamente original”.
Me joden aquellos enemigos de sus posturas políticas despreciables que tratan de minimizar sus cuentos o sus poemas con la idea de que alguien que no defiende la vida no puede construir belleza. Puede ser, digo yo. Pero no es el caso de Borges que dijo monstruosidades pero escribió montañas de palabras que asociadas eran un placer para la estética y una perfección para el lenguaje. Es así, amigo oyente. Borges, como si tuviera las dos caras de la Argentina demuestra, entre otras cosas, que es imposible pensar siempre en términos dicotómicos, en blanco y negro.
En la vida y en el arte hay malos no tan malos y buenos no tan buenos. Se puede seguir siendo una persona democrática disfrutando de Borges, se lo aseguro. Se puede seguir siendo un admirador de sus ficciones criticando a Borges, se lo aseguro. Está claro que su obra fue muy superior a su persona si es que esto es divisible. Sus textos quedaron en la historia y su postura política se transformó apenas en caricatura. Despreció la realidad y esa fue su principal virtud a la hora de escribir y ese fue su principal defecto a la hora de vivir. No siempre la justicia y la belleza van de la mano. En este caso la moneda tiene dos caras antagónicas. Genio y reaccionario. Ángel y demonio. Una cosa no invalida la otra. Un hombre para no olvidar nunca.
Un grande entre los grandes para amar y rechazar con toda intensidad. Con toda la pasión de ser tan argentino, como Jacinto Chiclana:
Nadie con paso más firme
habrá pisado la tierra.
Nadie habrá habido como él
en el amor y en la guerra.
Sobre la huerta y el patio
las torres de Balvanera
y aquella muerte casual
en una esquina cualquiera.
¿Sabe que pasa señor oyente? Siempre el coraje es mejor. La esperanza nunca es vana. Vaya entonces esta columna para Jorge Luis Borges, el que hizo magia con las palabras.

La multitud contra Cristina – 22 de agosto 2018

Cristina estuvo en todos los cantitos y en todas las pancartas de esa verdadera marea humana que rodeó al Congreso de la Nación. Que vaya presa. Que devuelva la plata que robó ella y sus cómplices. Que se haga cargo de los bolsos llenos y de las heladeras vacías. Todas esas exigencias fueron el contenido de la multitudinaria concentración de anoche. Hubo mucha gente que salió a la calle a gritar su bronca porque está absolutamente harta de los ladrones de estado. Quien quiera oír que oiga. Ese terremoto ciudadano pacífico que se expresó en forma espontánea se replicó a la largo y a lo ancho de la Argentina, sobre todo en los grandes centros urbanos. Cuando la gente común, independiente, decente, sale de su casa y pone el cuerpo sin que nadie los lleve de las narices, el escenario político se modifica. Ninguna concentración semejante es inocua o neutra. Muestra un estado de cosas, un clima, un grado de participación democrática superior a los mensajes por las radios, a los posteos en las redes sociales o a las quejas de entrecasa. Ejercer la democracia a fondo no es solamente votar y listo. Esa es una parte importantísima pero solo una parte. Si los argentinos queremos tener un país más igualitario que extirpe para siempre a los corruptos y a los golpistas hay que hacerse cargo y poner un granito de arena. Aumentar el grado de compromiso. Y cada vez que el pueblo se expresa masiva y libremente como ocurrió anoche hay ganadores y perdedores. Una persona va al espacio público a criticar a alguien o a respaldar valores. A todas luces la gran perdedora de la jornada de ayer fue la ex presidenta Cristina. Insisto: así como todos los bolsos de la corrupción eran para ella, todos los reclamos de anoche, también eran para ella. La gente no es tonta. Se da cuenta que los que saquearon e incendiaron la argentina ahora se ofrecen como bomberos. Y rechaza esa posibilidad. Quiere justicia. Sabe que si no hay justicia no hay futuro ni República posible. Cristina fue la gran derrotada porque además le salió el tiro por la culata en su intento de hacerse la graciosa y ponerle condiciones al juez Claudio Bonadío. Cristina es la gran derrotada porque José López, la mano derecha de Julio de Vido, involucró en su declaración a Néstor y Cristina pero también a Máximo. Estaba cantado que el comandante en jefe de La Cámpora también recibía las valijas con dinero sucio e ilegal. Y parte de eso era para el estado mayor camporista y parte era para su bolsillo. Hijo de Tigre. Aprendió de su padre a quedarse con los dineros públicos.
Digo que a Cristina le salió el tiro por la culata porque el juez Bonadio rechazó de plano, como corresponde, cualquier tipo de exigencias y condicionamientos para hacer los allanamientos a los tres domicilios y al despacho de senadora por la minoría que ella tiene en Parlamento. Veremos que hace el Senado en general y los justicialistas en particular. ¿Aceptarán incluir en su permiso para el allanamiento el pliego de condiciones de Cristina o votarán lo que el juez está pidiendo hacer más de 20 días? ¿Desde cuándo una senadora le pone condiciones a un juez federal? Es una medida de prueba que debe realizarse con toda libertad. No existe la monarquía en la Argentina. Por ahora la reina Cristina es una plebeya más, una ciudadana de a pié igual ante la ley como somos todos nosotros. Y debe someterse a esa ley. Lo que pasa que los Kirchner están acostumbrados a no acatar los fallos. Manejaron la justicia durante tanto tiempo que todavía se creen propietarios de los tribunales. No respetaron ni los fallos de la Corte Suprema de Justicia, por ejemplo en el caso del procurador Eduardo Sosa. La Corte les ordenó reponerlo en el cargo y se pasaron esa orden ya sabe por dónde.
Por supuesto que no van a encontrar nada comprometedor en los domicilios de la patrona del mal. Pero es un pasito más para medir el deterioro de su poder. Es un elemento para estudiar que puede pasar si el juez Bonadio la procesa y pide el desafuero para mandarla la cárcel con prisión preventiva. ¿Otra vez el Senado va a rechazar ese desafuero? Estamos hablando de una señora acusada de ser la jefa de una asociación ilícita que organizó el mecanismo de recaudación ilegal más grande el mundo y que saqueó al estado para enriquecerse en forma colosal. Ella y su familia. Ella y sus cómplices.
Al final de su escrito, Cristina intenta hacerse la graciosa y manejar la ironía pero se entierra mucho más todavía. Dice que si en sus domicilios encuentran millones de dólares, lingotes de oro o piedras preciosas los autoriza a que se los lleven. Tragicómico. Primero que ya encontraron millones de dólares doctora. Su hija que nunca trabajó tenía en su caja de seguridad del banco 5 millones de dólares termosellados. ¿De dónde sacó eso? ¿Usted se lo regaló para el cumpleaños? ¿La hizo cómplice del ocultamiento del dinero robado a todos los argentinos? La justicia lo dirá. Lingotes de oro por ahora no se encontraron pero yo no descarto nada por el nivel de codicia y avaricia que demostró el matrimonio Kirchner. Y de piedras preciosas y joyas no le convenía hablar, doctora. ¿Quién la asesora? ¿Parrilitudo? Hay una causa en la justicia que inició la valiente diputada Graciela Ocaña respecto de sus joyas dignas de una princesa o de una esposa de un jeque árabe. Aros, pulseras, collares y relojes de oro y brillantes, de diseño y marcas carísimas que cuestan fortunas. La revista Noticias denunció esto con 200 fotos donde se las veía exhibiendo estos lujos. Ocaña se preguntó varias cosas. ¿Por qué no declaró esas joyas en su patrimonio? ¿Cuándo las compró? Tiene facturas de esas operaciones. Las pagó en blanco o se las regalaron. ¿Quién se las regaló en ese caso?
Cristina, tan coqueta ella, tuvo que esconder esas joyas de valor incalculable y no las usó nunca más. No se sabe dónde están. Se esfumaron en el aire. Sería muy pertinente indagar a Cristina también sobre este tema.
La ironía que quiso manejar fue un búmeran. Pobre Cristina, no acierta una. Y mucha gente ya se alejó de ella por el maltrato y el desagradecimiento al que los somete. Claudio Uberti contó que no solo Néstor era de insultar y pegar cachetazos y patadas a sus colaboradores. Dice que Cristina también era una gran maltratadora con la gente que la rodeaba. A los empleados de gobierno no les permitía que la miraran a los ojos y dice Uberti que agredía con insultos especialmente a las mujeres. Igual que Milagro Sala. Se venden como defensoras del género y en contra de la violencia pero han humillado a muchas mujeres que temblaban antes su presencia. José López se cansó de que Cristina diga que lo odia. Insisto con lo que le dije: durante 27 años ese ingeniero les llevó cataratas de dinero ilegal. Cometió delitos en forma serial para enriquecer a los Kirchner y ahora no le tiran ni un centro. Cristina no emitió ni un tuit en defensa de la banda que trabajó para ella. Hay 13 funcionarios de Julio de Vido que están presos. Su vicepresidente está preso. Su jefe del Ejército, está preso. Su contador, está preso. Sus socios Lázaro y Cristóbal están presos. Y ella ni siquiera tiene el mínimo gesto solidario y humano de acercarles aliento o solidaridad. Cristina se quiere salvar sola. Pero sus cómplices no lo van a permitir. Repito lo que dijo el filósofo Rolando Ernesto Villar: Ella no quiso entregar la banda pero la banda la entregó a ella.
Ayer pasó algo muy importante en la Argentina que dignifica el coraje de sus ciudadanos. Fueron a poner el pecho y el grito para tener un país más honrado y ético. Y lo hicieron solitos, huérfanos de los partidos políticos y casi a pesar del gobierno de Mauricio Macri. Cristina fue la gran derrotada. Y ganaron los argentinos honrados. Fue un paso más contra la impunidad. Un paso más contra los corruptos y los golpistas. La esperanza anduvo paseando por las calles de las ciudades. Viva la esperanza.

CFK y el pirata financiero – 21 de agosto 2018

La avalancha de arrepentidos y la catarata informativa nos obliga a jerarquizar la información y poner en primer plano lo más importante de cada día. Hay que estar muy atentos a dos cuestiones. Primero a Cristina. Para ver si mañana finalmente el senado deja de ser un aguantadero vip y permite que se allanen sus casas y su despacho. Es una medida de prueba pedida por un juez federal y muchos nada honorables senadores bloquearon como piqueteros esa posibilidad. Es complicidad y también temor a que José López apunte contra algunos ex gobernadores como José Alperovich, Gildo Insfrán o José Luis Gioja, por ejemplo. Y contra algunos ex intendentes de los más leales a Cristina y al sistema de corrupción como Eduardo Acastello de Villa María o Fernando Espinosa de La Matanza. Solo por poner algunos ejemplos.
Lucía Corpacci, la gobernadora de Catamarca, va a tener que poner la cara por Rubén Dusso su ministro de obras públicas. También llenaba bolsos con plata sucia de las coimas que le daba a José López y su segundo, Germán Nivello, el que disfrutó su aniversario de casamiento con una fiesta opulenta en el Hotel Faena.
Pero el senado nuevamente va a estar en otra encrucijada de cara a la sociedad cuando el juez Claudio Bonadío procese con prisión preventiva a Cristina. Es que todos los bolsos y las valijas conducen a sus domicilios familiares y a la Casa Rosada o la Quinta presidencial de entonces. Una vez más, el Partido Justicialista deberá decidir si sigue protegiendo a la mujer más corrupta de la historia argentina y una de las más corruptas del mundo. Muchos gobernadores tal vez por no perder algunos votos K en las provincias, se están aferrando a una Cristina que se hunde. Es el viejo dilema del justicialismo: la van a acompañar a la tumba política y se van a enterrar con ella o solamente hasta la puerta del cementerio.
Como si esto fuera poco, el fiscal Gerardo Pollicita pidió citar a Cristina por algo de una gravedad colosal: haber vendido un decreto por 600 mil dólares. Eso lo denunció Gabriel Romero el empresario que pagó esa coima para que le prolongaran la concesión de la Hidrovía. Cristina dice que nunca recibió un peso. Pero lo dijo a través de las redes sociales. De su boca no salió una palabra. Por eso Pollicita la quiere interrogar al respecto. Aquel dia del anuncio, en la Casa Rosada estaba sentado en la primera fila otro delincuente preso: el Caballo Suarez.
Claramente, Cristina está acorralada, en el peor momento de su vida como dirigente. Se cayeron todas las mentiras y ella quedó desnuda tal como es: estafadora y ladrona. La jefa de un sistema gigantesco de recaudación ilegal nunca visto. Nadie cometió tantos delitos y nadie dejó tantas pruebas y evidencias. Incluso, por ahora como rumor, se dice que José López declaró en sede judicial que los bolsos con 9 millones de dólares que intento esconder en el convento eran de Cristina. Veremos si se confirma.
El otro tema clave que está conmoviendo los cimientos del mundo bancario es la declaración de Ernesto Clarens, el pirata financiero que enseño a Néstor Kirchner a navegar por las aguas de las sociedades off shore y la compra de propiedades y los depósitos en cajas de seguridad del exterior de los fondos nauseabundos de la corrupción.
Ya se dijo mil veces pero hay que repetirlo nuevamente: Tenía la empresa Invernes. En Santa Cruz todos le decían Inversiones Néstor. Fue interventor de la empresa Gotti cuando fue absorbida por Austral Construcciones de Lázaro Báez, el empleado de Néstor Kirchner. Desde aquella época que fue cómplice de los Kirchner. Jugó un rol clave en la estafa brutal de los Fondos de Santa Cruz que se evaporaron en el aire.
Hoy se sabe que Clarens hizo 164 viajes a Uruguay. Noventa y uno de ellos fueron relámpagos y en muchos se encontró con otro malandra llamado Daniel Muñoz, el secretario personal de Néstor que recibía todos los bolsos y el que compró propiedades en Estados Unidos por 65 millones de dólares.
El amor de Clarens por el Uruguay no fue turístico. Iba y dejaba bolsos y valijas y volvía. Por eso la mayoría de los viajes los hizo en lanchas privadas pese a que era dueño de una empresa de taxis aéreos. No “aclarens” que oscurece. A Estados Unidos fue 41 veces. Sería muy interesante conocer la habilidad y el método de este cerebro financiero de los Kirchner para sacar fortunas de dinero sucio por la frontera uruguaya y que nadie lo controle. Hoy las autoridades uruguayas se comprometieron a investigar el asunto.
En Santa Cruz la cosa era más fácil. Siempre gobernaron los pingüinos estafadores. El propio piloto de los K, Sergio Velazquez confirmó lo que los valientes periodistas de Rio Gallegos habían anticipado: la familia presidencial cargaba los bultos directamente en camionetas en la pista de aterrizaje. Y no pasaban por los scáners ni por ningún tipo de control. Ni los narcos hacen eso. Es más, es tan grande e impune el poder que todavía tiene Cristina que, aún hoy gambetea todos los controles cuando viaja a su lugar en el mundo. Hoy mismo sigue pasando por afuera de la aduana. La última vez fue el hace 40 días. Tal vez se pueda sancionar a las autoridades aeroportuarias que miraron para otro lado. ¿Del avión al living de su casa o a las bóvedas? Veremos. La mayoría de las veces le ayudan a cargar tanto peso en dólares o euros, sus hijos Máximo y Florencia y el que sabe todo y no dijo nada: Osvaldo Sanfelice, (a) El Bochi, socio de los K y corrupto de alto vuelo.
¿Sabía que la empresa Invernes tiene el mismo domicilio que Austral Construcciones en Pasaje Carabelas 241? Y que la esposa y la hija de Clarens también figuran en los papeles truchos. El arrepentido Juan Chediak dijo que Clarens triangulaba a bancos y cuentas de Suiza, Hong Kong, Las Antillas Holandesas, Las Bahamas, Estados Unidos y el querido Uruguay.
Clarens es el lavador, el blanqueador del dinero negro.
Para el final dos datos delictivos pero que también deben leerse en clave política. Todos los que recaudaban el dinero para el patrón y la patrona del mal, fueron mordiendo algo para asegurarse el futuro. Los Kirchner robaron a más no poder y todos le robaron a los Kirchner.¿ Funcionará eso del que roba a un ladrón tiene 100 años de perdón? Roberto Baratta que no tenían peso partido por la mitad hoy tiene a nombre de su mujer, que es monotributista, un fideicomiso millonario y hay cerca de 15 propiedades sospechosas en manos de su familia. Y los revolucionarios que integraron La Cámpora no solamente tuvieron un comandante en jefe como Máximo que también fue un príncipe de la corrupción. La mano derecha de Abal Medina confesó que le daba parte de las coimas al estado mayor camporista: Andres Larroque (a) el Cuervo, Hernán Reibel, Roda Rodriguez y José Ottavis quienes compartían los billetes con el aparato de inteligencia paralela para las operaciones sucias integrado entre otros por Juan Martín Mena y Rodolfo Tailhade.
Como puede verse la ilegalidad y el delito contaminaron toda la estructura del kirchnerismo. Un pirata como Clarens le enseño a ser piratas a todos. Y con el parche en el ojo nos dijeron que la patria es el otro. El otro robo que iban a cometer. Se puede definir mejor al kirchnerismo como los que fueron por todo. Aunque en poco tiempo no se quedaran con nada. Solo con gran parte de su dirigencia presa. Como debe ser. Dentro de la ley todo. Fuera de la ley nada.