Cristóbal y el abismo – 15 de mayo 2017

Cada vez que la justicia pisa el acelerador, Cristóbal López se siente más cerca del abismo. Las últimas imágenes del naufragio dicen que están a punto de quitarle la concesión de la Autopista Ezeiza- Cañuelas. Es que se quedó con 500 millones de pesos que le debía entregar a Vialidad Nacional. En el peaje, los concesionarios cobran un porcentaje que no es para ellos. Actúan como agentes recaudadores de una plata que debe ir automáticamente a las arcas de Vialidad para que construya y mejore las rutas argentinas. ¿Qué hacía Cristóbal? Se la quedaba en su bolsillo. No se la transfería a Vialidad. Es el mismo mecanismo con el que evadió 8.000 millones de pesos que no le pagó a la AFIP por el impuesto a la transferencia de combustibles con su empresa petrolera llamada “Oil”. ¿Se entiende? Es una fortuna que ellos deben pasar de inmediato a Vialidad o a la AFIP. Pero se apropiaron de esa fortuna que no es de ellos y la utilizaron para invertir en otros negocios, como por ejemplo, la compra de medios como C5N y Radio 10 que fueron y son los principales motores propagandísticos de Cristina.
Insólitamente la empresa de Cristóbal apeló las medidas con un argumento en contra de la ex presidenta.
Dicen que el gobierno K congeló las tarifas y no les permitió aumentarlas y por eso es el estado el que primero incumplió con el contrato que tenían.
Ahora, dicen que Cristóbal está profundamente deprimido porque es perfectamente consciente del abismo que se abrió en su camino. Por eso juega todo lo que tiene al fracaso del gobierno Mauricio Macri y al regreso triunfal de Cristina. Sus empleados periodísticos son una máquina de disparar misiles contra el oficialismo. Eso no sería problema porque hay libertad de prensa y cada uno puede opinar lo que tenga ganas. Lo grave es que falsifican cifras y datos y mienten descaradamente. Lo hicieron desde el principio cuando uno de ellos celebró con video graph y todo el amplio triunfo de Daniel Scioli y Aníbal Fernández.
El abismo de Cristóbal fue parido por todos los aspectos de su vida política, comercial y personal. El anterior cachetazo se lo pegó la Corte Suprema de Justicia que decidió que el concurso de acreedores de su empresa Oíl Combustibles se tramite en Capital Federal. Cristóbal quería que eso ocurriera en Chubut donde es una suerte de Señor Feudal y tiene una justicia amiga y adicta. Al Zar del Juego, del petróleo y del choreo se le acabó la suerte en los negocios y al parecer, también en el amor.
Las peleas con su histórico socio Fabián de Souza, generaron cierres de medios de comunicación con el consecuente despido de alrededor de 300 periodistas que se tragaron la píldora del proyecto nacional y popular y ahora quedaron colgados del pincel.
Todavía no se conocen los resultados pero, encima Margarita Stolbizer le pidió al ministro de Energía, Juan José Aranguren que haga una urgente auditoría sobre las mejores áreas petroleras de la provincia de Santa Cruz y en algún caso de la Argentina. Cristina le adjudicó la mitad de ese tesoro enterrado a Lázaro y la otra mitad a Cristóbal. Con el falso relato nacionalista de favorecer a las empresas locales quedaron afuera las petroleras más grandes del mundo y ganaron los amigos, testaferros, cómplices y socios de la familia Kirchner. Ladriprogresismo en estado puro. Antimperialismo mentiroso como escudo de la mega corrupción de estado.
Tal como es su costumbre, la doctora Elisa Carrió lo dijo con todas las letras:
” Me produce asco moral tanta impunidad” e impulsó una investigación por el delito de asociación ilícita con Cristina como jefa, Cristóbal López como principal beneficiario y con la protección y complicidad de Ricardo Echegaray y Martín Sabbatella. Carrió piensa y piensa bien, que tanto los jefes de la AFIP y el AFSCA permitieron operaciones claramente ilegales por obediencia debida a Cristina.
Lo más grave es la que ya le conté por su similitud con lo de Vialidad. Cristóbal se quedó con 8 mil millones de pesos de todos los argentinos. Una insolvencia fiscal fraudulenta multimillonaria, como dice la AFIP actual.
¿Sabe cómo fue la truchada? Muy simple. Por cada litro de nafta que la empresa Oíl vendía a 14 pesos le debía dar 4 pesos a la AFIP en concepto de impuestos a los combustibles. Todas las empresas petroleras pagaron religiosamente. Menos la de Cristóbal que retuvo ese dinero que no era suyo.
La AFIP armó la ingeniería de la impunidad. Primero al no exigirle el pago inmediato de la deuda. Segundo porque los controles que les hicieron fueron tan amigables que parecían juez y parte o socios y finalmente les armaron planes de pagos absolutamente discrecionales que no les dieron a otros grupos que estaban al borde de la quiebra y en serios problemas económicos. Pocos día antes de irse Cristina del poder, Echegaray le obsequió a Cristóbal un plan de facilidades de pago increíble a 120 meses y a un interés tan bajo que la inflación iba licuando esa deuda.
Ojalá que haya juicio, castigo y condena para los culpables de semejante estafa y escándalo. Es una cifra estratosférica. Con los 8 mil millones que Cristóbal y sus cómplices se quedaron se podrían haber construido 13 hospitales maternos infantiles de alta complejidad como el que Cristina anunció para Río Gallegos.
Veamos como hizo la mega fortuna Cristóbal. Un par de botones de muestra: en el 2003 López, tenía 9 empresas, y al final del mandato K había llegado a tener 50. El hombre quintuplicó los tragamonedas. Pasó de tener 2.934 a 15.758 maquinitas y Néstor, le amplió la concesión en el hipódromo de Palermo hasta 2032.
¿Después los militontos dicen que Macri gobierna para los ricos. Cristina gobernó para tres familias acaudaladas, entre otras, los Kirchner, los López y los Báez. Se la llevaron en pala mecánica. No les alcanza la vida para contar el dinero que se robaron.
Suena increíble y enfermizo que a esta altura, encubridores para periodísticos como Horacio Verbitsky digan sin que se le caiga la cara de vergüenza que estamos en el 55, y que Cristina es Evita y que Macri es algo así como el almirante Isaac Rojas de la revolución libertadora. Encima de las fortunas que se robaron se quieren victimizar y quedar en la historia como héroes emancipadores perseguidos por la ultraderecha y la reacción.
Es tanta la promiscuidad con los Kirchner que Romina Mercado la hija de Alicia trabaja con Cristóbal igual que el Bochi Sanfelice, el socio de Máximo en la inmobiliara. Cristóbal le paga los alquileres a Cristina de dos departamentos, una oficina y 5 cocheras en el edificio Madero Center, El hotel Alto Calafate le facturó habitaciones a la empresa Casino de Cristóbal, el hotel de Cristóbal, nunca mejor llamado “El Retorno”, le transfirió dinero a Alto Calafate, uno de la cadena de 4 hoteles de los Kirchner. En fin. Casi que no dejaron negociado por hacer. Es tanta la voracidad por el poder y el dinero que tenemos que hablar de una obsesión adictiva, de una suerte de bulimia por los dólares y los cargos.
Ojalá dentro de poco tiempo Cristóbal sea el nombre del descubridor de América y no un emblema del que se hizo la América metiendo la mano en el bolsillo de todos y todas. Ojalá el ocaso de los ladrones sea el amanecer de la Argentina.